Mujer hidratándose bebiendo agua

Hidrátate y protege tu salud bucodental en verano

El verano ya ha llegado y con él todas sus ventajas: más vida social, baños fresquitos en la playa, días interminables…

Pero también trae muchos inconvenientes a nuestra salud. Y es que muchas ventajas del verano, en exceso son dañinas para nuestro cuerpo. Como helados y bebidas azucaradas.

Si es malo para nuestro cuerpo, suele serlo para nuestra higiene bucodental. Que se ve afectada por malos hábitos, como mala alimentación e higiene.

En esta época del año, se rompe la rutina de horarios, actividad física y alimentación saludable. Además hay excesivo calor. Todo esto puede repercutir en la salud de tu boca.

Así que evita los excesos todo lo posible. Y haz de la hidratación, el mayor aliado, para tu salud bucodental. Te contamos los motivos. ¡Comencemos!

¿Por qué es necesario mantenerse hidratado?

Hidratarse es vital para evitar desmayos o golpes de calor. Más de la mitad de su peso corporal es agua. Cada célula, órgano o tejido del cuerpo necesita agua para funcionar bien.

El cuerpo necesita estar hidratado para eliminar desechos, mantener la temperatura corporal, lubricar las articulaciones… ¡Es necesario para todo! Y también para la boca.

Si tenemos una hidratación adecuada en nuestro cuerpo, la calidad de la saliva será la adecuada. Y ésta protegerá mejor, la salud de nuestros dientes.

Para proteger nuestra salud bucodental en verano, es de vital importancia, que nos mantengamos bien hidratados.

Agua, lo mejor para combatir la sed

En verano, cuando tenemos sed, bebemos de todo menos agua. Disfrutamos de zumos, bebidas carbonatadas, cócteles con alcohol, cervezas, granizados, batidos…

Todas estas bebidas, generan ácidos en la boca. Y pueden dañar el esmalte y desmineralizar los dientes. A parte de lo poco o nada, que aportan a tu salud global.

Es normal que las bebas de vez en cuando, es verano y hay que disfrutar. Pero no las consumas en exceso, y no acudas a ellas si tienes sed.

Además el alcohol en vez de hidratarte, te deshidrata. Y las bebidas muy frías, pueden producir hipersensibilidad dental. Quitas la sensación de sed un momento, pero incrementas el problema.

Lo mejor es que cuando tengas sed, bebas agua. ¿Sencillo, verdad? Lo recomendable suele ser 2 litros al día, pero dependerá de cada persona.

No olvides llevar agua encima, cuando salgas a pasear o a la playa. Sacia tu sed con agua y asegúrate que bebes suficiente a lo largo del día.

Añadir más frutas y verduras en verano

Otro error habitual es consumir menos frutas y verduras. Tomamos platos con mucha carne, salsas, pan… pero poca verdura. Y la verdura y fruta son gran fuente de hidratación también.

No te olvides de incluirla en tus menús veraniegos, úsala como guarnición en barbacoas. También hay recetas fresquitas: salmorejo, gazpacho, hummus, vichyssoise, ensaladas…

La fruta también debe estar presente, es un snack muy saludable. Aunque te apetezca comer helados a todas horas, no es lo más recomendable para tus dientes.

Deja el helado para los postres más especiales y come fruta cuando te apetezca algo dulce. Hay frutas como la manzana, que te ayudan a limpiar la placa dental.

Reforzar la higiene bucodental

Presta especial atención a tu higiene bucodental en verano. Al comienzo de la temporada ve al dentista. Es normal que durante el verano, no te apetezca interrumpir tus planes.

Esta revisión te permitirá evitar malas sorpresas, durante tus vacaciones. Pero si notas cualquier problema en esta época, no lo dejes para más adelante.

Si necesitas ir al dentista al principio del verano, en Inmedent podemos ayudarte. Somos profesionales del área de la salud bucodental y ¡queremos cuidar de tu sonrisa!

No olvides cuidar tus dientes lo máximo posible. Es lógico que tengas muchos planes veraniegos y comas mucho en la calle. Pero siempre que puedas, lava tus dientes.

No es mala idea, llevar un pequeño cepillo de dientes encima. Pero si hay momentos, en los que no puedes lavarlos, usa chicles sin azúcar con xilitol.

Comer chicles sin azúcar, estimula la salivación y aumenta el pH de la boca. Así puedes proteger tus dientes de las bacterias y sentirás tu boca limpia.

Esperamos haberte ayudado con estos sencillos trucos. Tenlos presentes y ponlos en práctica, te ayudará con tu salud global y bucal.

El verano es genial, lo suyo es que lo disfrutes y ningún problema te lo fastidie. Hidrátate bien con agua, verdura y fruta. Y cuida al máximo tu higiene bucodental.

¡Después puedes disfrutar de esa cerveza fresquita o ese granizado de limón!

Search

+