Un dilema constante: cepillo de dientes manual o eléctrico

¿Qué tipo de cepillo de dientes debo elegir? ¿Uno es mejor que otro? Son numerosos los pacientes que aprovechan la visita a nuestra consulta para preguntarnos sobre esta cuestión. Y no es para menos. La higiene oral es primordial para mantener una boca sana y una sonrisa reluciente.

Sin embargo, en nuestra consulta transmitimos a nuestros pacientes que no existe una respuesta única. Nuestra resolución siempre es la misma: cada paciente debe utilizar el cepillo dental con el que se sienta más cómodo.

El tipo de cepillo utilizado dependerá de una elección personal. No es mejor un cepillo eléctrico que uno manual, ni viceversa. Un correcto cepillado depende, ante todo, de una buena técnica, y no tanto del tipo de elemento (manual o eléctrico) utilizado. Además, el cepillo debe cambiarse cada tres meses o, incluso antes, si está muy desgastado. Sea cual sea tu cepillo de dientes, lo más importante es que esté limpio y en buen estado.

Por un lado, si decides decantarte por un cepillo eléctrico, es importante que sea de calidad. Este instrumento hará casi todo el trabajo por ti gracias a sus movimientos giratorios. Al lavarte los dientes, deja el cepillo unos segundos sobre cada uno y cambia al siguiente sin olvidare ninguna cara del mismo.  

Por otro lado, si te decantas un cepillo manual, procura realizar siempre movimientos de arriba hacia abajo cuando actúes sobre la cara interior y exterior de los dientes, y de delante hacia atrás cuando limpies sobre la zona oclusal (con la que masticamos).

Con ambos instrumentos de higiene el cepillado debe durar no menos de tres minutos. Igualmente, es fundamental no apretar el cepillo contra las piezas dentales con excesiva fuerza. En contra de lo que se cree, una fuerza excesiva no significa un mejor cepillado, sino que se pueden provocar lesiones en las encías circundantes.

¡No dudes en preguntarnos si tienes cualquier otra duda sobre qué componentes emplear para completar una correcta higiene dental! Hay otros elementos importantes como el enjuague bucal, el cepillo interproximal o el hilo dental. Os hablaremos de ellos próximamente.

Search

+